This store requires javascript to be enabled for some features to work correctly.

Una rosquilla para cada ocasión

Una rosquilla para cada ocasión

Han pasado 40 años desde que nuestras rosquillas murcianas forman parte de la mesa de muchos de nosotr@s. Si eres apasionado de este producto de panadería en cualquiera de sus variantes, quédate con nosotros y degusta a través nuestras palabras el delicioso sabor de este tipo de pan preparado con mucho amor.

¿Cómo han llegado nuestras rosquillas hasta aquí?

Fue en 1982 cuando Manuel pidió a su hermano Fernando que había heredado la panadería de su padre, que le alquilara el obrador cuando este no lo utilizada. La mejor forma que tenía Manuel de pagar a su hermano este favor, era a través de su trabajo como panadero. En cuanto las puertas del obrador se cerraban y Manuel se quedaba solo, dejaba su imaginación volar y entre el olor a harina y levadura, nació nuestra ROSQUILLA INTEGRAL. En sus orígenes nuestra rosquilla no tenía un aspecto atractivo, más bien era FEA. Hablar de INTEGRAL en aquellos años era todo un desafío. Sin embargo, nuestro protagonista iba en contra y marea de aquella época y todas las mañanas dejaba a probar estar rosquillas en los establecimientos de alimentación y de hostelería cercanos. Fueron los bares y restaurantes de nuestra querida Murcia los primeros en darse cuenta de las bondades de este producto de composición sencilla, pero con multitud de usos que pronto paso a ser parte de la dieta murciana por excelencia. Si has llegado hasta aquí, te vamos a contar algunas recetas para combinar nuestras famosas rosquillas con lo mejor de nuestra tierra.

La marinera, el marinero, la bicicleta y nuestras rosquillas

Estas tres tapas murcianas, son tres versiones de la misma película pero con un final diferente y cuál de ella menos delicioso. Concretamente, LA MARINERA es ensaladilla rusa posada sobre una crujiente rosquilla y acompañada de una anchoa. Si pides EL MARINERO, estás cambiando esa anchoa por un boquerón, con un agrio picante que lo hace si no más excitante. Para los amantes de la ensaladilla rusa sin más, LA BICICLETA en lo que va contigo. Al no llevar ni anchoa ni boquerón, deja perfecto el sabor de la ensaladilla junto con el pan tostado de la rosquilla. No todas las rosquillas valen para combinar con estas tapas tan conocidas. La rosquilla debe de ser alargada y fina, y tiene que estar bien preparada para que pueda soportar el peso de la ensaladilla, que conociendo a “los murcianos” la porción que se pone no es pequeña. Por eso nuestras rosquillas están hechas a prueba de bombas.

Morcilla de verano con rosquillas de La Colegiala

Si de algo podemos estar orgullosos los murcianos es de contar con verduras y hortalizas propias y riquísimas de nuestra huerta, por lo que es muy sencillo que a nuestras rosquillas les acompañen plantos tan deliciosos como las conocidas Morcillas de verano. Estas morcillas se preparan con berenjena, cebolla, piñones, orégano y un pelín de sal y pimienta. Con una sencilla preparación, vamos en 10 minutos, tienes todo mezclado para añadir si lo deseas unos huevos de codorniz. Esta receta la puedes tomar fría o caliente, pero siempre con una auténtica Rosquilla murciana que es la única que no se rompe ni se apelmaza al entrar en contacto con otros alimentos o platos preparados.

Un postre tropical muy murciano

Para finalizar solo decir que nuestras rosquillas valen para todo. Así que no te pierdas esta receta, que es todo un contraste de sabores al mezclar piña natural, chocolate y nuestras rosquillas ¿cómo? Puedes utilizar piña natural o de bote con unos 50 gramos de pepitas de chocolate para fundir, y nata de monta. Una vez tengas partida la piña en rodajas todas del mismo grosor las secamos y las guardamos en la nevera para que estén bien frías. Cogemos las rosquillas de pan las metemos en una bolsa de plástico de congelar y con un mortero o rodillo las trituramos. Calentamos el chocolate y lo vamos mezclando con la nata hasta que quede muy unido. Finalmente, sacamos la piña de la nevera y ponemos un poco de chocolate en cada una de ellas y como colofón espolvoreamos los trocitos de nuestras rosquillas ¿a qué pinta delicioso este postre? Te hemos contado un poquito de nosotros, ahora falta que tú nos cuentes cómo te gusta comer nuestras rosquillas que las tienes en cualquier de nuestros establecimientos… ¡TE ESPERAMOS ROSQUILLEANDO!