This store requires javascript to be enabled for some features to work correctly.

Que no te den gato por liebre:  Bizcocho casero vs bizcocho industrial

Que no te den gato por liebre: Bizcocho casero vs bizcocho industrial

Bizcocho casero vs bizcocho industrial En esta época en la que vivimos donde “comemos por los ojos”, no es difícil encontrar personas que todavía no sepan diferenciar un producto de panadería artesanal de otro industrial. Incluso a nosotros mismos nos pasa, que las grandes marcas comerciales, nos llenan la vista, los oídos y el olfato con productos que dejan mucho que desear en cuento a su composición y preparación. Simplemente con el “a pesar de estar envasado está bueno” no es suficiente si queremos llevar una alimentación saludable. También es un clásico decir “es que no tengo tiempo para preparar algo casero”. Todos hemos caído en las tentaciones que nos ponen dichas marcas para saciar a golpe de dinero nuestras ganas de tomar un dulce. Sin embargo, en La Colegiala desde nuestros inicios nos hemos preocupado de este aspecto apostando por cuidar la salud del cliente realizando productos con ingredientes de primera calidad y dándole el tiempo de preparación que necesitan. Desde la noche hasta la madrugada nuestro obrador trabaja para dar lo mejor de la panadería y pastelería artesanal a sus clientes. En definitiva, ponemos el alma en el trabajo para cuidar el “corazón” de quién decide tomar un bizcocho de La Colegiala. ¿Será por esta la razón que llevamos casi 40 años haciendo productos caseros? Cómo diferenciar la confitería casera de la confitería industrial

¿Cómo diferenciar la confitería casera de la confitería industrial?

Está claro que nadie puede resistirse a un dulce. Rollos de chocolate, ensaimadas, croissant y por supuesto los bizcochos y todas sus variantes, son si nos lo permitís, el pecado casi diario de muchos de nosotros. Aunque tenemos como estigmatizado que los pasteles y dulces no son sanos, si apostamos por comprar estos productos en lugares donde su elaboración sea con ingredientes 100% naturales, lo compaginamos con una dieta equilibrada y un poco de ejercicios, verás que es muy sencillo darle un gusto al cuerpo. Sin embargo, en ocasiones la confitería industrial se cruza en nuestro camino y es difícil discernir entre lo que es artesanal o prefabricado. Aquí queremos darte unas claves para que los sepas distinguir:
  1. El secreto está en la masa

Puede resultar un tópico, pero es la parte fundamental del resultado del producto. En la confitería o pastelería artesanal se utilizan ingredientes naturales, es decir harina sin refinar, huevo, frutos secos, aceite de oliva, etc. Sin embargo en los productos industriales como tienen que hacer una mayor cantidad al menor coste, se opta por opciones poco saludables y más económicas como son las harinas o aceites refinados, como el tan conocido aceite de palma.
  1. Ingredientes naturales

En los productos elaborados de forma artesanal no se utiliza conservantes ni grasas hidrogenadas como en el caso de los productos industriales. El uso de esto aditivos consigue que el producto aguante más tiempo envasado pero también que aumente el peso, entre otros problemas como el colesterol o los niveles de azúcar entre las personas que lo consumen. La confitería natural como nuestros bizcocho de cereales o el bizcocho casero de nueces y almendras se apoyan en la calidad de su masa. Además, con ingredientes naturales y un cuidado proceso de elaboración, hacen que su vida útil sea lo suficiente para que las personas que lo consuman tomen un producto saludable.
  1. Proceso de elaboración

Los productos artesanales se preparan de forma diaria, no se acumulan en estanterías envasados a la espera de ser comprados. La frescura y calidad de este tipo de productos sin necesidad de conservantes artificiales, hacen que sea una apuesta segura para tener una salud de hierro. Con un buen tiempo de reposo de las masas, ingredientes naturales y de calidad, se consigue que el trabajo que se hace a diario para producir confitería artesanal no pierda la frescura y el sabor que lo caracterizan. Ahora ya tienes unas nociones para distinguir unos productos de otros. Saber más sobre los que comemos nos ayudará a encaminar nuestra salud por una dieta sana y equilibrada sin tener que dejar de comer un “DULCE” pero “ARTESANAL” J